La República Holandesa (1860-1869)

Ir abajo

La República Holandesa (1860-1869)

Mensaje por Administrador García el Miér Mar 14, 2018 10:59 pm


República Holandesa (1860-1869)





El Rey Guillermo V de Orange en su proclamación en la Haya (1855)


SU PROCLAMACIÓN:


En 1860 el Reino Unido de los Países Bajos estaba en decadencia política,económica y social. El país atravesaba una muy complicada crisis del crédito y los principales mercados y entidades financieras no podían asumir un gran desfase de fondos ilegales y políticas respresivas contra los bancos que se venía sucediendo desde 1850, los principales bancos del país dependían de la gestión directa del Consejo Real que estaba dirigido desde 1858 por el Primer Ministro interino Blas Veerden, político de carácter progresista y liberal que aunque intentó expresar en las Cortes Neerlandesas su descontento por la situación bancaria y propuso una reforma del sistema económico holandés no fue escuchado por la oposición que estaba compuesto por diputados de carácter obrerista, republicano y nacionalista.  




Por si fuera poco el Imperio Colonial Neerlandés sufría muchísimas bajas humanas, los altos rangos del Ejército Colonial se declaraban en baja temporal ya que el estado no sufragaba los gastos del material militar y en colonias como Samoa, o las Indias Orientales Neerlandesas empezaban a escasear productos y militares capaces de controlar los territorios coloniales. Por ello en Febrero de 1860 hubo un intento por parte del político reformista, diputado y miembro de la Corporación de Empresas Coloniales Daven Onatjik de conformar un gobierno tecnocrático que devolviera al Reino de los Países Bajos a la estabilidad que se había disuelto con el paso de los años, en un primer momento Onatjik y su propuesto gabinete conformado por políticos, empresarios y militares de alto renombre no fue aceptado por el gobierno electo de turno que había sido legitimado en las primeras elecciones democráticas holandesas de 1858 y los políticos progresistas y diputados en las Cortes Neerlandesas dirigidos por Veerden votaron masivamente en contra de la consecución de un nuevo gobierno que debería estar legitimado en todo caso por las Cortes Neerlandesas y el propio Rey Guillermo. 




Mientras todo esto ocurría las pérdidas mercantiles eran masivas, los medios de producción eran escasos y existía una fuga de empresas a países con mayor liquidez económica como el Imperio Alemán o Estados Unidos, esta situación produjo huelgas generales masivas, retraso industrial y pérdidas orbitarias de liquidez por parte de la propia administración pública del estado neerlandés y cuando se intentó conformar el gobierno tecnocrático que pondría fin a la situación saltó a la prensa internacional una noticia de especial calado, miembros del Cuerpo Juvenil de Colonias se habían levantado en armas contra el gobierno legítimo de Veerden y la propia monarquía neerlandesa, aludiendo la débil situación del país y las maltrechas condiciones de la clase trabajadora, los movimientos incialmente empezaron en las colonias oceánicas del Imperio Colonial como las propias Indias Orientales o pequeños islotes que estaban a partir de ese entonces ocupados por los cuerpos revolucionarios. A partir de abril de 1860 el Ejército no tardó en sumarse y por todo el país corrieron rumores de que la mayoría de generales del ejército ya se habían levantado en armas, que las estafetas y casas de correo postal estaban tomadas por la fuerza y que ciudades como La Haya estaban completamente sitiadas. 









La situación concluyó con el apoyo masivo de algunos sindicatos neerlandesas (ilegales en el propio territorio) que repartieron armas a la población y que junto al ejército presionaron hasta el último segundo al Rey Guillermo para que abandonara el país. A media tarde el gobierno emitió una circular oficializando la dimisión de todos los ministros de turno y la del propio Primer Ministro Veerden y asegurando que el Rey y su familia ya se habían marchado del país.

















En medio de el sensacionalismo periodístico, una fuerte desazón poblacional y preocupación, varios coroneles,generales y altos cargos del ejército marcharon al Palacio Real desde donde el político progresista Ferdinand Oleevars proclamó la Primera República Holandesa y que encontró el cálido apoyo de buena parte de la población del país, Oleevars sería el encargado de formalizar la creación del Gobierno Provisional de la República.











Palacio Presidencial desde donde Oleevars proclamó la República Holandesa en 1860.









SITUACIÓN POSTERIOR:









Ahora que ya la  República había sido proclamada el gobierno provisional debía trabajar arduamente si quería recuperar la solidez económica del país luego de años de pérdidas en financiación y calidad productiva,por ello el Ministerio de Economía impulsó una pionera reforma de los medios de producción garantizando la efectividad de sus productos y desviando todo el esfuerzo de la administración pública en emitir bonos que cubrieran las carencias burocráticas, a su vez el propio Gobierno en un intento por mejorar la economía empezó a inyectar ingentes cantidades de dinero en empresas y corporaciones privadas, además de un Decreto de reapertura bancaria que permitió reabrir los bancos cerrados durante la recesión.









La clase trabajadora que aún vivía en situaciones precarias y que no recibía los sueldos demandados por los sindicatos inició una Huelga General en 1861 que duró 3 días y que acabó con una represión y disturbios por parte de la Policía Neerlandesa, esta represión instigó a los principales movimientos urbanos y revolucionarios a alzarse en armas y crear diversas comunas en municipios de todo el país en enero de 1862.















Como consecuencia de ello en el mismo año 1862 el Gobierno acordó reunir a todos sus ministros y aprobar en las Cortes Neerlandesas provisionales un Acta de Compromiso con llevar a cabo diversos proyectos de readmisión de puestos, negociación colectiva y legalización de sindicatos, sin embargo ello no pudo impedir que los comuneros neerlandeses que se contabilizaban por miles siguieran ocupando a punta de pistola ciudades tan importantes como Tilburg o Amherm. En mayo de 1862 vista la situación el Gobierno provisional de la República no pudo hacer otra cosa que convocar al Ejército para que liberara las zonas ocupadas por los sublevados comuneros que opusieron resistencia con parte de la población como flotador, varios días después la Comuna de Amherm desapareció y la ciudad fue liberada restableciéndose su normalidad, Sin embargo la Comuna de Tilburg aún estaba vigente, con el apoyo de sindicatos y los sectores más reaccionarios del Ejército que se habían sumado a la rebelión popular. Los revolucionarios estaban convencidos de que la importancia de Tilburg como ciudad comercial y estratégica obligaría al gobierno provisional a desaparecer y se consumaría un golpe de estado que proclamaría un estado obrero.




Bandera de la Comuna de Tilburg 








En Junio de 1862 el gobierno provisional da un retroceso en su operación militar para liberar Tilburg del yugo revolucionario, cosa que aprovechan los sublevados para anexarse algunas localidades limítrofes y paradas comerciales que son completamente utilizadas para reintegrar la economía de la comuna y mejorar las condiciones de esta, además se conforma un Consejo Obrero dirigido por el bandolero Isaiés Jakvaroni encargado de organizar el Consejo y toda la comuna.




De otra parte el Gobierno provisional celebra reuniones entre el Presidente Oleevars y los distintos representantes sindicales junto al Ministro de Empleo y el de Economía con tal de solucionar la situación laboral existente. El presidente entonces se compromete a llevar a término un decreto y un proyecto reformista a las Cortes provisionales de la República para dejar sobre la mesa un pacto social que mejore las condiciones de los trabajadores, los representantes sindicales movidos por el sentimiento izquierdista y revolucionario no aceptan las condiciones tan fácilmente y se levantan de la mesa imponiendo como única condición para cesar en la ocupación de Tilburg que hayan elecciones democráticas y que se constituya un gobierno oficial. 




Finalmente luego de las reticencias y la división del propio Gobierno provisional sobre una posible convocatoria electoral en Agosto de 1862 se celebran los primeros comicios democráticos de la República Holandesa.










Centro de votación al que asistió a votar el Presidente Oleevars (1862)




Las elecciones democráticas de 1862 dieron  una ajustada mayoría parlamentaria a la Acción de Fuerzas Progresistas (AFP) de el Presidente Oleevars y sus colaboradores, sin embargo la oposición alcanzó hasta un 30% del voto y el movimiento obrero se consolidó en las nuevas Cortes Neerlandesas que tras decreto ejecutivo quedaron constituidas por los diferentes grupos parlamentarios. 




Ahora que el gobierno y las Cortes ya habían cumplido con las exigencias de los sindicatos tocaba que los sindicatos aceptaran el pacto, por lo tanto varios días después de las elecciones tuvo lugar una reunión sindical entre todos los representantes de los mayores Sindicatos del país para tramitar y hacer público un Documento por el que llamaban a los colaboradores de sus sindicatos y al conjunto de la clase obrera a finalizar con la sublevación en la Ciudad de Tilburg con el pretexto de llevar a cabo una revolución mucho más centrada a nivel nacional. 




Luego de que los sindicatos dieran su brazo a torcer y que el ejército entrara en la Comuna de Tilburg visualizando la rendición pacífica de todos los exaltados la ciudad quedó liberada completamente y el gobierno restableció la normalidad.



Con el nuevo año 1863 la República Holandesa vio un crecimiento en la natalidad, una mejor formación de sus alumnos, una ampliación de su economía y una reforma urbanística amplia, todas ellas llevadas a cabo por el gobierno progresista de Oleevars que trabajó desde las Cortes para mejorar las condiciones de vida, sin embargo el Ejército seguía siendo reacio a mejorar las condiciones de vida.





LA RUPTURA COLONIAL


En 1864 la débil situación comercial e industrial en el país estaba puesta de manifiesto, algunas empresas no podían seguir el frenético nivel de los avances industriales y la gran modernización de las empresas y quedaron estancadas, las Cortes Neerlandesas y el gobierno de Oleevars dotaron de mayores presupuestos y financiación a estas empresas para que mejoraran su rendimiento y sus herramientas. Pero tal cosa solo provocaría a la larga el enfado de los sindicatos y de nuevo la amenaza candente de algunos líderes políticos como el Secretario General del Partido Comunista Holandés, que amenazó con desatar "Una Revolución Europea" si el gobierno de Oleevars no ponía pies en polvorosa y retrasaba la aplicación de los nuevos presupuestos siendo destinados a obras sociales.




Finalmente el gobierno tuvo que dar marcha atrás y los grupos de la oposición en las Cortes se alzaron victoriosos algo que estableció un precedente para importantes cambios en la República. 


A partir de ese momento y en el mismo verano de 1864 los grupos de la oposición conformados mayormente por obreristas y comunistas propusieron reformar el sistema fiscal, calibrar la Hacienda republicana y exigir al gobierno mejoras urbanísticas, todo encaminado a establecer una economía pública, sin libre mercado ni competencia, que estuviera al servicio de los partidos de la oposición y sus líderes. 







En las Navidades de 1864 el Presidente Oleevars rindió un sentido Homenaje a todos los soldados neerlandeses que lucharon por defender la República y perecieron, sin embargo el Presidente no sabía que el nuevo año 1865 traería consigo gran inestabilidad en el país y un colapso general del Imperio Colonial Holandés que se desintegraba desde 1862 con las reformas progresistas y renovadoras de las Cortes.
avatar
Administrador García
Admin

Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 05/11/2016

Ver perfil de usuario http://historiaalternativa.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.